sábado, julio 20, 2024
InicioNoticias Paracuellos de Jarama8 hábitos que la neurociencia garantiza para una vida más feliz

8 hábitos que la neurociencia garantiza para una vida más feliz

En las últimas décadas, la Neurociencia ha revelado un emocionante mundo de descubrimientos que, lamentablemente, han pasado desapercibidos en su mayoría debido a su publicación en revistas especializadas. Sin embargo, algunos científicos, médicos y divulgadores han tratado de acercar esta compleja información a la población. Es el caso de Jonathan Benito, neurocientífico y autor del libro ‘Redefine Imposible’. Este experto nos lleva directamente a los avances neurocientíficos más destacados en la actualidad. Descubre con nosotros varios hábitos para una vida más feliz.

El poder del cerebro humano

Jonathan Benito, quien también es profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y ha publicado en revistas prestigiosas como Nature, nos explica que el cerebro humano, con su peso de apenas 1 kilogramo, es el órgano más sofisticado y complejo de la Tierra. El cerebro, órgano de apenas 1kg, es el aparato más sofisticado y complejo de la Tierra por su plasticidad, imaginación, capacidad de abstracción y adaptación a diferentes contextos. Se trata de uno de los componentes del encéfalo junto al cerebelo (cuya función principal consiste en realizar los cálculos necesarios para que nuestros movimientos sean precisos) y al tallo encefálico (encargado de realizar las acciones más básicas y cruciales para nuestra supervivencia, como la respiración y el mantenimiento del pulso).

Hábitos para una vida más feliz

La intrincada microarquitectura del cerebro

Nuestro cerebro está compuesto por una microarquitectura delicada y compleja, compuesta por cientos de miles de millones de células, principalmente neuronas y células glía. Las neuronas son las protagonistas en la gestión de la información, la cognición y diversos procesos intelectuales. Su vasta cantidad y funciones múltiples confieren al cerebro su complejidad abrumadora y su potencial ilimitado. Pero ¿de qué nos sirve toda esta información para alcanzar la felicidad?

La clave: plasticidad cerebral

La capacidad única del cerebro para auto-modificarse y adaptarse a diferentes contextos es conocida como plasticidad cerebral. Esto implica la formación de nuevas neuronas y la reorganización de las existentes. Cada aprendizaje, por ejemplo, desencadena cambios en la estructura cerebral. Aprovechar esta plasticidad conscientemente nos da la oportunidad de sacar al cerebro de su zona de confort y desbloquear su máximo potencial. La plasticidad cerebral nos permite reprogramar el cerebro, llevándolo más allá de su zona de confort. Al adentrarnos en nuevas experiencias y aprender habilidades distintas, forzamos al cerebro a adaptarse y crecer. Como resultado, expandimos nuestros límites y desbloqueamos capacidades que antes creíamos inalcanzables. Eso, al final, nos puede conducir a ser personas más resilientes. Y la resiliencia es una de las claves de la felicidad. No es la única. Jonathan Benito ya nos hablaba de 3 aspectos clave comunes en las personas felices. Ahora nos ofrece 8 hábitos que podemos llevar a cabo cada día para alcanzar una vida más feliz.

1. Reduce el estrés

Aunque su función es la de ser un mecanismo de supervivencia, a largo plazo es extremadamente perjudicial: genera cortisol, lo que reduce el sistema inmune y provoca enfermedades, envejecimiento prematuro y muerte celular en el hipocampo. Por lo tanto, evitarlo es esencial. Tomarse pequeñas pausas, escuchar música o realizar ejercicio son realmente efectivos.

Hábitos para una vida más feliz

2. Practica ejercicio y pasa tiempo en la naturaleza

Caminar tres horas y media a la semana ya supone una diferencia palpable, más aún si se combina con pasar tiempo en la naturaleza. Dedicar dos horas semanales a pasear en entornos naturales, como pueden ser bosques, playas o parques, es un gran estímulo para la generación de nuevas neuronas.

Hábitos para una vida más feliz

3. Cuida tus relaciones sociales

El aislamiento social crónico es muy negativo y cada vez hay más evidencias que sugieren que un entorno social enriquecido, el cual se define por diversos estímulos sensoriales, interacción social y desafíos cognitivos, contribuye a desarrollar la neurogénesis, es decir, la creación de nuevas neuronas. Las relaciones deben ser físicas. Las redes sociales no suplen el contacto social.

Hábitos para una vida más feliz

4. La dieta importa

Disminuir la cantidad de alimentos que tomamos puede ser muy beneficioso: nuestro cerebro tarda alrededor de 10 minutos en hacernos saber que está saciado, por lo que dejar de comer antes de lo que estamos acostumbrados nos ayuda a evitar una ingesta calórica innecesaria. Una dieta variada y rica en Omega-3 (que se encuentra en el pescado o suplementos), flavonoides (en el chocolate y arándanos) y zinc (chocolate negro) es otro método muy efectivo para aumentar la neurogénesis.

5. Duerme lo necesario

Respetar nuestro ciclo de sueño durmiendo lo suficiente (normalmente una media de 7 u 8 horas), yéndonos a dormir todos los días a la misma hora y evitando interrupciones es un factor importante para aumentar el número de nuestras neuronas.

6. Medita

Practicarla durante diez minutos al día lleva a experimentar beneficios para la capacidad cognitiva después de tan solo dos semanas. Ayuda contra la depresión, ansiedad e incluso la hipertensión, y fomenta el bienestar psicológico y la inteligencia emocional.

7. Cuida tu segundo cerebro

Hablamos de la microbiota, el conjunto de microorganismos, especialmente, el aparato digestivo y que tiene un gran impacto en el bienestar emocional y hasta para la fisiología y arquitectura cerebral: la salud del intestino y cerebro van de la mano. Cuantas más especies bacterianas y mayor equilibrio mejor. Para lograrlo es de gran ayuda el uso de probióticos, tanto en alimentos como el yogur como en suplementos, y no abusar de los antibióticos.

8. Establece pequeñas metas

Como conclusión, debes tener muy presente que al cerebro no le valen los proyectos a largo plazo. Tu meta tiene que ser realista y lo más a corto plazo posible. Es decir, no te ayudará decir ‘este año voy al gimnasio’. Lo que tienes que hacer es decirle a tu cerebro ‘esta semana voy a intentar ir al menos un día al gimnasio’. O ‘voy a escribir un libro’. En cambio, sí te ayudará decirte ‘voy a escribir esta semana dos mañanas media hora’. Con metas cortas y alcanzables poco a poco lograrás todo aquello que te propongas y serás mucho más feliz.

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Populares